11 de febrero de 2018

Fahrenheit 451 (1953) , de Ray Bradbury

Editorial Debolsillo, 2015
176 páginas

"La temperatura a la que el papel de los libros se inflama y arde"


La lectura de Fahrenheit 451 nos transporta a un futuro en el que los libros son enemigos del sistema y, como tales, son combatidos. La historia se desarrolla en un futuro indeterminado y en una ciudad incierta donde, algo es seguro, las leyes del capitalismo han triunfado. Los ciudadanos son descritos como seres individualistas y taciturnos, cuya única preocupación es ganar el dinero suficiente para adquirir productos tecnológicos que les faciliten la vida; pero, sobre todo, les permitan aparentar un mayor status frente a otras personas. El contacto con otros  seres se ha perdido, un individuo corriente suele pasar la mayor parte de su vida mirando televisión, en pantallas del tamaño de una pared, o  dormido por obra de píldoras. Tareas tan naturales como salir a caminar, conversar con alguien, leer un libro o mirar al cielo se han perdido. Incluso, algunas de ellas son penadas con la cárcel o con una estancia en el hospital psiquiátrico.

En medio de esta sociedad muda y taciturna, el narrador nos presenta a Montang, quien en el transcurso del libro comenzará a preguntarse si las cosas eran igual en el pasado o si acaso es posible vivir de otra manera. Montang es un hombre maduro, está casado con una mujer llamada Mildred y trabaja como bombero. Sin embargo, en este mundo del futuro la labor de un bombero ya no consiste en apagar incendios sino en provocarlos y sus presas principales son los libros. Cabría preguntarse por qué en el futuro los libros son considerados objetos perturbadores y peligrosos, pero, todos aquellos que somos lectores sabemos de su poder disruptivo, capaz de: movilizar las ideas preestablecidas, hacernos vivir otras vidas, imaginarnos otros, conocer el pasado y construir ideas cada vez más complejas. Por todo ello, no es extraño que los libros sean amenazas para el orden vigente. En este sentido, los bomberos se convierten en "los guardianes de la paz y el orden" y cumplen una tarea indispensable: cazar libros y evitar que los ciudadanos lean (¿piensen, recuerden, conozcan, sepan, cuestionen?). 

"Con su casco simbólico en que aparecía grabado el número 451 bien plantado sobre su impasible cabeza y sus ojos convertidos en una llama anaranjada ante el pensamiento de lo que iba a ocurrir, encendió el deflagador y la casa quedó rodeada por un fuego devorador (...) El hombre avanzó entre un enjambre de luciérnagas (...) en tanto que los libros, semejantes a palomas aleteantes, morían en el porche y el jardín de la casa; en tanto que los libros se elevaban convertidos en torbellinos incandescentes y eran aventados por un aire que el incendio ennegrecía." (2015:13)

La insatisfacción de Montang con su vida y su trabajo no surge de un día para el otro, sino que va en ascenso hasta transformarse en una decisión real de cambio. El detonante de sus dudas es su vecina de dieciséis años, Clarisse McClellan, con quien mantiene enigmáticas charlas de camino a su casa después del trabajo. A Clarisse le gusta: caminar bajo la lluvia; deambular a altas horas de la noche por las calles desiertas; conversar con su tío acerca del pasado; mirar las nervaduras de las hojas de los arboles; llorar de vez en cuando; hacer preguntas indiscretas a desconocidos: ¿es usted feliz? ¿está enamorado? A Clarisse no le gusta: cumplir su cita con el psicólogo, al que asiste por un pedido expreso de la escuela. Su joven vecina le descubre un mundo lleno de posibilidades y genera en Montang las ganas, hasta ahora reprimidas, de abrir un libro y leerlo. Nada será igual a partir de ese momento, su apacible vida cambiará de la noche a la mañana y el personaje tendrá que probar que está preparado para asumir su nueva realidad.


Montang y Clarisse según la versión
cinematográfica de 1966.

"Usted no es como los demás. He visto a unos cuantos. Lo sé. Cuando hablo, usted me mira. Anoche, cuando dije algo sobre la luna, usted la miró. Los otros nunca harían eso. Los otros se alejarían, dejándome con la palabra en la boca. O me amenazarían. Nadie tiene ya tiempo para nadie. Usted es uno de los pocos que congenian conmigo. Por eso pienso que es tan extraño que usted sea bombero. Porque la verdad es que no parece un trabajo indicado para usted." (2015:33)


"Montang se vio en los ojos de ella, suspendido en dos brillantes gotas de agua, oscuro y diminuto, pero con mucho detalle; las líneas alrededor de su boca, todo en su sitio, como si los ojos de la muchacha fuesen dos milagrosos pedacitos de ámbar violeta que pudiesen capturarle y conservarle intacto." (2015:17)



Ray
Ray Bradbury (1920-2012) es un escritor estadounidense, considerado un maestro del relato fantástico y de ciencia ficción. En su obra, se hace evidente su preocupación por el avance de los valores capitalistas, la alienación del ser humano y la automatización de la vida. En sus novelas y cuentos apreciamos como las personas se han convertido en productos en serie, que hacen, creen y piensan lo mismo; en tanto que relegan todo aquello que los hace especiales y únicos (sus sentimientos, su vocación, sus pasatiempos). Algo que me encanta de este escritor es su estilo, sumamente poético. Su prosa está llena de metáforas e imágenes sensoriales. En fin, tan solo me resta animarl@s a que le den una oportunidad a esta increíble historia, que dialoga de forma directa con nuestro presente. Me sigue admirando el poder premonitorio de las obras de ciencia ficción.



4 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Este libro lo he oído siempre pero la verdad que nunca me dio por saber más, así que tu reseña me ha venido muy bien :D. Me ha parecido bastante interesante la trama y el mundo en el que viven, me lo apunto para cuando esté más libre de lecturas.
    Gracias por la reseña, está muy completa.
    Un beso desde Jardines de papel .
    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! yo también lo he releído muchas veces. La primera vez, no entendí mucho la verdad. Pero volví a él, la prosa de Bradbury tiene algo de hipnótico...
      Gracias por tu comentario, nos leemos!

      Eliminar
  2. Hola! Siempre he querido leer este libro y siempre lo he acabado posponiendo, pero tras leer la reseña me he vuelto a animar ♥ Me parece un libro con crítica social. "Los libros son enemigos del sistema y, como tales, son combatidos" hace poco prohibieron un libro, así que nada más lejos de la realidad. Esa frase es muy cierta

    Un saludo desde Carpe Librum Seize The Book

    ResponderEliminar
  3. Hola
    Este libro lo leí hace un año, recuerdo que me gustó bastante
    No imagino como sería un mundo sin libros, creo que me aburriria muchísimo y terminaría en el psiquiatríco o en la cárcel xD
    También recuerdo que me había gustado ese aire de misterio que envolvia a la historia
    Saludos ❤️

    ResponderEliminar