28 de octubre de 2017

Booktag: Liebster Award


Esta entrada es toda una novedad para mí, ya que es el primer Booktag que realizo. Agradezco a Marina, del blog Yume no Owari, por nominarme para contestar este cuestionario acerca de libros y manías lectoras. Los invito a leerlo:

19 de octubre de 2017

Un libro, todos los libros



Cien años de soledad (1967)
Gabriel García Márquez
Editorial Debolsillo, 2014
496 páginas
En esta oportunidad, quisiera hablarles de una lectura imprescindible: la mágica historia ideada por el genial Gabo. Cien años de soledad (1967) me cautivó desde nuestro primer encuentro, hace quince años atrás ¿Amor a primera lectura?...bueno, algo de eso hay. Lo cierto es que en ese momento intuí que era una novela desafiante, que decía mucho más de lo que yo estaba preparada para descifrar durante la voracidad lectora de mi adolescencia. También entendí que ese libro me esperaría, que volveríamos a coincidir incontables veces y que en cada lectura me confiaría cosas distintas. Me imagino que les habrá pasado alguna vez…se animan a contarme con qué libro?

La novela relata las peripecias de la familia Buendía, en el transcurso de un siglo de historia. Durante esos cien años, veremos desfilar a hombres y mujeres con apariencias peculiares; cuyos nombres y temperamentos pervivirán más allá de la muerte y se reencarnarán en las generaciones futuras. La estirpe inicia con el matrimonio de José Arcadio y Úrsula, un loco soñador y una mujer práctica, que concebirán tres hijos: José Arcadio, de fuerza herculínea y gran apetito sexual; Aureliano, el inteligente y hermitaño; y Amaranta, un alma antigua.  




Es un secreto a voces que la unión inicial está maldecida y será Úrsula quien asumirá la ardua tarea de custodiar que la maldición no se haga efectiva en sus descendientes. La primera medida que toma la pareja es trasladarse de lugar, algunos vecinos siguen su ejemplo, y juntos fundan Macondo: la sede del "realismo mágico". En el transcurso de la novela, veremos cómo se borran los límites entre las leyes naturales y lo sobrenatural, mientras los personajes se resignan a convivir con la magia. Me gustaría ilustrar este aspecto, con dos de los pasajes más poéticos de la novela. El primero es la ascensión a los cielos de la bisnieta Remedios, demasiado bella para este mundo.

"Úrsula, casi ciega, fue la única que tuvo serenidad para identificar la naturaleza de aquel viento irreparable, y dejó las sábanas a merced de la luz, viendo a Remedios, la bella, que le decía adiós con la mano, entre el deslumbrante aleteo de las sábanas que subían con ella, que abandonaban con ella el aire de los escarabajos y las dalias, y pasaban con ella a través del aire donde terminaban las cuatro de la tarde, y se perdieron con ella para siempre en los altos aires donde no podían alcanzarla ni los más altos pájaros de la memoria." (pág. 286)
El nacimiento de Venus, Sandro Botticelli (1486)
El segundo pasaje corresponde a una historia de amor prohibida, ambientada entre el aleteo de las mariposas amarillas. Sus protagonistas son la tataranieta Meme y el espectral Francisco Babilonia, uno de mis personajes más queridos. Fruto de su amor, nacerá Aureliano Babilonia, quien representa la síntesis del temperamento, la apariencia y los sueños de toda la familia. Comparto con ustedes el relato de los inicios de la relación de sus padres: 

"Fue entonces cuando cayó en la cuenta de las mariposas amarillas que precedían las apariciones de Mauricio Babilonia (...) estaba siempre en el público de los conciertos, en el cine, en la misa mayor, y ella no necesitaba verlo para descubrirlo, porque se lo indicaban las mariposas. 
..............................
Eran las mariposas. Meme las vio, como si hubieran nacido de pronto de la luz, y el corazón le dió un vuelco." (pág. 343-344)
Las mariposas amarillas invaden mi jardín.

Otro de los aspectos de la novela que me gustaría destacar es la inclusión de hechos y personajes históricos, el propio García Márquez y sus amigos escritores realizan extensas tertulias literarias junto a Aureliano Babilonia y lo acompañan en sus noches de insomnio. En esta línea, además, el libro absorbe a otros libros, a través de la inclusión de personajes ficticios de otras obras. Pienso en Rocamadour, el entrañable personaje de Rayuela (1963), de Julio Cortázar. No en vano, Pablo Neruda la definió alguna vez como "El Quijote de nuestro tiempo".


Gabo
Gabriel García Márquez (1927-2014) fue un célebre periodista y escritor colombiano, ganador del premio Nobel de Literatura en 1982. Es reconocido  a nivel internacional como uno de los iniciadores del boom latinoamericano y el creador de lo que se ha dado en llamar el "realismo mágico", que ha influenciado a escritoras tales como Isabel Allende y Ángeles Mastretta. Su narrativa destaca por el uso de un lenguaje exuberante y una descripción hiperbólica, en la cual "lo real" y "lo mágico" se confunden. De su vasta obra, les recomiendo los siguientes títulos: El amor en los tiempos del cólera (1985), en el que relata la historia de amor de sus padres; El coronel no tiene quien le escriba (1961); La hojarasca (1955); Crónica de una muerte anunciada (1981); entre tantos otros.





13 de octubre de 2017

Seamos seguidores

Hoy, mientras navegaba por la web, dí con esta maravillosa iniciativa de un grupo (cada vez más grande) de bloggers a la que no dudé en sumarme. Gracias a ella, conocí nuevos blogs, así como valiosos autores y títulos, que ya pasan a engrosar mi extensa lista de lecturas pendientes. 


Después de todo, ¿cuán larga puede ser la vida de un blog si nadie lo lee?



Creo que el principal propósito de un espacio virtual como éste es dialogar, intercambiar pareceres y lecturas con otros y otras que compartan la misma pasión por la literatura y el arte en general.



Por todo ello, los invito a sumarse. Para empezar, no duden en dejarme la dirección de su blog. Estaré encantada de visitarlos, leerlos, comentarlos y seguirlos. 



Saludos :)




4 de octubre de 2017

Una habitación con vistas (1908), de E. M. Foster



La entrañable historia de Una habitación con vistas (1908)  se desarrolla en dos ciudades de temperamentos opuestos, la intrépida Florencia y la convencional Somerset, en el suroeste de Inglaterra. Lejos de ser éste un dato meramente informativo, debo aclararles que en la narrativa de Foster los espacios y los cambios espaciales tienen grandes consecuencias en la vida de sus personajes. En esta oportunidad, nos encontramos con Lucy Honeychurch, una inocente jovencita inglesa, y Charlotte Bartlett, su dama de compañía. Lucy emprende el tradicional viaje iniciático hacia una de las cunas de la cultura occidental, con la intención de "ampliar sus miras", de por sí bastante estrechas.

A su llegada a la pensión Bertolini se encuentran con el primer inconveniente de su estadía, les asignan habitaciones interiores y desprovistas de vistas. Aquí es cuando el señor Emerson y su hijo George hacen su primera aparición. Los caballeros se hospedan en el mismo lugar y les ofrecen sus vistas, es decir, unas habitaciones que sí dan hacia el río Arno. Este simple gesto de intercambio, como ya se imaginarán, no sólo ampliará el horizonte visual de las dos mujeres. En la pensión, además, se cruzan con otras damas viajeras, como las hermanas Alan y la escritora Eleanor Lavish, que anda en búsqueda de personajes para su novela y ve en Lucy a una potencial heroína. 

Sin embargo, quisiera volver a los Emerson y su papel fundamental en el despertar de la protagonista. Dentro de un mundo de convenciones, etiquetas y dobleces; ellos actúan regidos sólo por el sentimiento y las buenas intenciones. De la misma manera que el señor Emerson no duda en ofrecer su amistad y conversación a todo aquel que conoce, el tímido George no titubea en entregar su corazón a Lucy casi desde el primer momento en que la ve. 




De pie en el margen, como un nadador que se prepara, estaba el buen hombre. Pero no era el buen hombre que ella había pensado, y estaba solo.







George se había vuelto al oír su llegada. Por un momento la contempló, como si fuera alguien que bajaba de los cielos. Vio la radiante alegría de su cara, las flores que batían su vestido en olas azuladas. Los arbustos que la encerraban por encima. 




Subió rápidamente  hasta donde ella estaba y la besó.
 (Capítulo VI)






Es que este George Emerson es todo un "caballero andante" y, como tal, sigue los preceptos del amor cortés. Mientras más difícil sea la situación, más optimista y esperanzado se mostrará. No solo estamos frente a una novela maravillosamente relatada, sino también muy conmovedora. La adaptación cinematográfica de 1985, de la cual he tomado prestadas las imágenes, también está maravillosamente lograda. No les parecerá raro si les comento que está dirigida por James Ivory (Lo que queda del día, 1993) y protagonizada por Helena Bonham Carter, Julian Sands, Maggie Smith y Julie Dench, entre otros grandes actores.

Edward Morgan Foster (1879-1970) fue un novelista y libretista inglés, cuya narrativa se caracteriza por el cuidado en la selección de las palabras, sus descripciones casi cinematográficas, su poder de síntesis y un increíble uso de la elipsis narrativa (no cuenta, más bien sugiere). En mi imaginario lector, lo emparento con novelistas tales como Henry James, Virginia Woolf y Elizabeth Bowen, ya que en su obra también es perceptible la caricatura sutil de las normas sociales de la clase alta inglesa de principios del siglo XX, hasta hacerlas risibles. Dentro de su vasta producción, destaco: Howards End (1910), Maurice (1971) y Pasaje a la India (1925); en las que empiezo a adentrarme de a poco.